Bodas,  Editoriales

Una novia mitad diosa, mitad elfa

 

Los diseños de dos almas fuertes se juntaron para crear una novia extraordinaria: la Galadriel de New York.

 

Una novia mitad diosa, mitad elfa, es la doncella que nació de la unión de las marcas Paniculata y Los Tocados de Valeria en una editorial cuyo escenario fue el paisaje rocoso del sur de Gran Canaria.

 

 

La diosa elfa, encarnada por la modelo Paula León, nos mostró a una mujer sin miedo, romántica, dulce, que se siente grandiosa en su piel. Un ideal de la mujer actual que va por el mundo segura de sí misma, auténtica y épica.

Brayan Martel fue el estilista encargado de la melena de esta novia, a quien peinó con ondas al agua y Macarena Santana, de MS Proffesional Beauty and Make up, la maquilló en tonos bronce y beige -mención especial al detalle del labial metálico-, que dio el toque final a un estilismo de diosa.

 

Maquillaje rostro

 

María y Gabriela engalanaron a una novia mitad diosa, mitad elfa.

 

Vestida con un traje de Paniculata, la marca de Gabriela Rose, acompañado por un tocado y un buqué de Los Tocados de Valeria, creación de María López, Paula posó sobre las rocas del Cañon del Águila –al sur de Gran Canaria- en un atardecer espléndido, típico de esta época del año que precede al verano.

La diseñadora canaria, María López, se inspiró en la mitología ficticia de El Señor de Los Anillos para crear Arwen: una colección inédita de tocados para novias hechos en cáñamo y con flores naturales preservadas.

La diadema Galadriel, utilizada en esta editorial, tiene una estructura de metal esmaltado, forrado con cuerda de cáñamo y decorado con flores como cortadera, brooms y hortensias, todo en tonos beige.

El ramo está elaborado con una planta muy especial: lunnariaannua. Una planta con vainas que se vuelven translúcidas al llegar a la madurez y lucen como monedas brillantes, nacaradas. Todas las lunnarias iban sujetas de alambres esmaltados.

 

Pareja riendose

Primer plano novia

Novia sentada en rocas

 

Inspirada en el barrio Soho y el edificio Chrysler de New York, la diseñadora mitad americana, mitad asturiana, Gabriela Rose, creó el vestido Soho en cuya confección empleó 200 horas de trabajo.

Esta prenda forma parte de la colección BeautifulLife presentada en la pasarela Bridal de Madrid Fashion Week y en Isla Bonita Moda.

Es importante mencionar que esta última pasarela que se realiza en La Palma ha sido la plataforma de despegue para Gabriela.

“Isla Bonita Moda fueron quienes creyeron en mí y me ayudaron a consolidarme como diseñadora”, comenta Rose.

 

Soho es un traje largo, sin mangas, elaborado con un fondo de tela viscosa y encima un tul bordado a mano. Fueron 30 días de trabajo continuo, tiempo en el que se cosieron a la tela de tul piezas de nácar, canutillos y mostacillas, incluidas cintas color rosa palo en forma de cruces que crean una textura nueva y forman un tejido único y exclusivo que solamente existe en esta pieza.

El vestido tiene una cola de tul de aproximadamente 80 centímetros, que forma una cascada en la parte trasera. Esta cola está inspirada en el edificio neoyorkino Chrysler, pero a la vez, y seguramente sin buscarlo, se asemeja al oleaje del mar, un protagonista del archipiélago Canario.

 Cola del vestido

Pareja delante de cactus

Novia en las rocas

CRÉDITOS:

Dirección de arte y texto: Gabriela Rengifo

Fotografía: Nieves y Arturo Photo

Tocado: Los Tocados de Valeria

Vestido: Paniculata

Maquillaje: MS Professional Beauty & Makeup

Peinado: Brayan Martel

Modelo masculino: Juan Gil Giménez

Modelo femenina: Paula León

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *